lunes, 16 de abril de 2018

Horrible agresión de Maduro y Quevedo contra restos de PDVSA



Yo, Gustavo Rafael Coronel García, cédula de identidad #606653, venezolano  de nacimiento, ciudadano de Venezuela, acuso por medio de este escrito a Nicolás Maduro Moros y a Manuel Quevedo de un nuevo y horrible crimen en contra de la industria petrolera venezolana (lo que queda de ella).  
Hago esta acusación al leer el Decreto 3368, del 12 de Abril de este año, 2018, en el cual Maduro Moros  da plena autorización al Ministro de Energía y Petróleo y Presidente de PDVSA, Manuel Quevedo, para hacer y deshacer a su antojo todo lo relacionado con la marcha de Petróleos de Venezuela, empresa hoy en proceso de g, vm   extinción, debido a  la corrupción e ineptitud de quienes la han presidido:  Héctor Ciavaldini, Gastón Parra, Ali Rodríguez, Rafael Ramírez, Asdrúbal Chávez, Eulogio del Pino, Nelson Martínez y Manuel Quevedo.
Este decreto es una monstruosidad gerencial, un acto de abuso inmoral que no debe quedar impune. Los miembros dignos de la Fuerza Armada venezolana deben intervenir para llevarse a este par de delincuentes a prisión, en cumplimiento de su deber de defender a la Nación.  
El ilegítimo Maduro le da total autoridad a un ignorante, quien ha sido rechazado por los socios extranjeros de PDVSA, dada su manifiesta incapacidad.
Para darnos cuenta del crimen que se pretende ahora, solo es necesario leer el decreto.  Veamos al Artículo 3:
Artículo 3°. A los efectos de la aplicación de lo dispuesto en el artículo precedente, el Ministro del Poder Popular de Petróleo podrá: 1. Crear, suprimir o efectuar modificaciones a las empresas del sector público industrial petrolero, incluida Petróleos de Venezuela S.A., y sus empresas filiales. 2. Crear, suprimir, modificar o centralizar órganos de dirección, administración y gestión de dichas empresas. 3. Conformar y regular uno o varios conglomerados de empresas del sector público petrolero, con vista en las necesidades de incremento de la eficiencia del sector y de conformidad con la legislación especializada en la materia. 4. Fijar, suprimir, modificar o centralizar atribuciones, gestiones o procedimientos en determinadas empresas, o efectuar su estandarización para un grupo de ellas. 5. Establecer normas generales para el cumplimiento de todas las empresas públicas del sector petrolero, o grupos de ellas. 6. Crear, suprimir, modificar o centralizar comisiones de contratación, a partir de criterios de categorización basados en las especificidades del procedimiento, de los bienes o servicios requeridos, o de características propias de los mercados nacionales o internacionales de determinados productos. 7. Establecer normas y procedimientos de registro, inscripción, contratación y suspensión de clientes y proveedores; o proceder directamente a la suspensión del registro o inscripción mediante acto motivado, cuando de los resultados de la evaluación del cliente o proveedor, o la continuidad de su contratación suponga un riesgo al patrimonio de la empresa, o a su operatividad. 8. Establecer normas y procedimientos especiales de contratación por categoría de productos, bienes o servicios. 9. Ordenar la modificación de los estatutos sociales de las empresas públicas del sector petrolero, sus manuales de procedimientos, normativa interna y demás instrumentos de gobierno interno vigentes…..
En base a este artículo el Sr. Quevedo, quien – repito – es un  total ignorante en materia de gerencia y en materia petrolera, podrá hora  crear o eliminar empresas petroleras del Estado, incluida PDVSA; establecer normas reguladoras a su saber y entender, crear nuevas organizaciones o eliminar las existentes; nombrar nuevos proveedores para la industria y eliminar los existentes; establecer normas especiales de contratación para que se beneficien sus amigos; crear o destruir normas de contratación. Es decir, hacer en esta industria lo que le venga en gana. Yo digo que ello es inaceptable y que estos dos responsables por este crimen deben ir presos de inmediato.  
Como si el Artículo anterior no fuera suficiente, el Artículo 5 es igualmente abusivo y criminal. Dice así:
Artículo 5°. Se procederá a la compra, adquisición y ejecución de obras mediante la modalidad de contratación directa, en los siguientes casos: 1. La compra de materiales y productos químicos, repuestos y equipos relacionados a la actividades de la industria petrolera de: perforación, servicios a pozos, instalaciones de bombeo, estaciones de producción, plantas compresoras y sistemas eléctricos, oleoductos, gasoductos y poliductos que permitan la operatividad de la industria, químicos y catalizadores, aceites, lubricantes, bases lubricantes y aditivos, equipos y repuestos de la flota vehicular terrestre (liviana y pesada) marítima y aérea, sistemas de generación eléctrica, turbo generadores, turbo compresores, moto compresores y sistemas de control, macollas de producción, fabricación de equipos y sus accesorios. 2. La ejecución de obras de infraestructura necesarias para la industria petrolera. 3. La adquisición de servicios integrales de perforación, mantenimiento de pozos, limpieza, estimulación, cañoneo, completación, mantenimiento de instalaciones, plantas compresoras, estaciones de producción, macollas de producción, líneas de gas y crudos, oleoductos, gasoductos y poliductos, servicios a mejoradores, sistemas de generación eléctrica, pateo de almacenamientos, terminal de almacenaje y embalaje, adquisición y mantenimiento de servicio a las monoboyas, terminales marinos, muelles, plataformas de producción costa afuera, plataformas de carga y descarga de buques, plantas de procesamiento de gas, plantas de extracción y fraccionamiento del LGN, plantas de inyección de gas, sistemas de transporte manejo y distribución de gas, servicios industriales de vapor agua y electricidad, mantenimiento de las plantas intermedias del sistema de refinación nacional, mantenimiento de la unidades de craqueo catalítica, mantenimiento de las unidades de destilación, mantenimiento de trenes de procesos, mantenimiento de unidades profundas del circuito de conversión. En fin, todos los servicios de mantenimiento, sistemas, equipos, dispositivos y operación infraestructura de la petrolera. Artículo 6°. Los contratantes deben garantizar el cumplimiento de los principios de racionalidad y eficiencia en las contrataciones a que refiere este decreto, en atención al máximo interés nacional, así como disponer de  compresoras y sistemas eléctricos, oleoductos, gasoductos y poliductos que permitan la operatividad de la industria, químicos y catalizadores, aceites, lubricantes, bases lubricantes y aditivos, equipos y repuestos de la flota vehicular terrestre (liviana y pesada) marítima y aérea, sistemas de generación eléctrica, turbo generadores, turbo compresores, moto compresores y sistemas de control, macollas de producción, fabricación de equipos y sus accesorios.  Blá blá blá….
En otras palabras, se acabaron las licitaciones, se acabaron las regulaciones, los controles. De ahora en adelante solo valdrá el capricho y el interés de Manuel Quevedo y de su pandilla. Con el buen pretexto de terminar con la corrupción de Rafael Ramírez y de Eulogio del Pino, están instalando una nueva pandilla sin restricciones, sin transparencia, sin rendición de cuentas, para que termine de saquear a PDVSA y al país.  
Yo no sé qué piensan mis compatriotas de esta nueva agresión a la Nación. No sé qué piensa la Fuerza Armada de este nuevo crimen. No sé qué piensa la Asamblea Nacional, que no ha dicho ni ñé. No sé qué piensa Henri Falcón y su grupo de nuevos patriotas. No sé qué piensa la MUD que no ha dicho esta boca es mía.
Me interesa, eso sí, escuchar la voz de la Gente del Petróleo, de Machado, de Ledezma, de López, de Aristeguieta Gramcko sobre esta nuevo y horrible crimen.
Si el país decente no reacciona frente a intolerables abusos como el representado por este decreto, ¿qué alternativas nos quedan a quienes no podemos aceptar callados esta agresión?
 ¿Es que los venezolanos dignos tendremos que irnos por el camino de la violencia, el único camino que parece quedar abierto? Por mucho menos que esta tragedia de hoy  se fueron a las guerrillas muchos de quienes hoy, domesticados por la vida muelle, hablan de coexistir pacíficamente con estos miserables. ¿De qué estarán hechos esos compatriotas invertebrados que ayer insurgieron pero que hoy hablan de negociar, de transarse, de arreglarse por las buenas?   ¿En qué libro habrán aprendido la moral?   ¿Quiénes serían sus maestros?  ¿Qué dicen hoy los guerrilleros de los 60, hoy sumisos ante el narco-régimen?

 




domingo, 15 de abril de 2018

Las capas de la cebolla





El mundo político venezolano es como una cebolla cuya capa externa, la que está en el poder, tiene el color negruzco y la tristeza de la podredumbre. Evidentemente hay que quitarla, si no queremos perder toda la cebolla. Sin embargo, eliminar esa capa exterior podrida no será suficiente para salvarla.
Nos estamos dando cuenta de que la segunda capa, lo que pudiéramos llamar la endodermis, está casi igualmente infectada de mediocridad y de carencia de coraje cívico que la capa exterior. Esto es lo que está sucediendo actualmente con la maniobra que pretende llevar a cabo Henri Falcón, acompañado de un grupo de venezolanos quienes – desde hace algunos años para acá -  transitan una vía ambigua entre un llamado a la coexistencia pacífica con el  régimen y la promoción de una alternativa electoral prostituida.  
Los miembros de este grupo, esa  segunda capa de la cebolla incluyen – entre otros -  a Eduardo Fernández, su hijo Pedro Pablo, Enrique Ochoa Antich, Leopoldo Puchi, Claudio Fermín, Carlos Raúl Hernández, Simón García, Felipe Mujica, Fernando Mires (quien parece ser, para Falcón, una especie de lo que fue Heinz Dieterich para Chávez), el mercenario Zapatero, algunos encuestadores que le hacen el juego al régimen y uno que otro de los hermanos Villegas. La tesis que este grupo sostiene, al menos de manera ostensible, es que “se pueden ganar las elecciones”, a pesar de que sean ilegítimas y  fraudulentas y a pesar de que el régimen haya dicho abiertamente que “no entregará el poder”. Y digo ostensible porque existe una macabra posibilidad de que este grupo de Falcón esté negociando con el régimen, de manera solapada, un entendimiento que permita establecer una transición en la cual esta segunda capa de la cebolla, la de Falcón,  suba  al poder mientras los criminales del régimen reciben – en nombre de la conciliación -  las garantías necesarias para irse tranquilamente del poder, intocados con sus dineros mal habidos. Este es un escenario que he llamado “CABALLO DE TROYA”.
El argumento de este grupo es que no es correcto dejar de votar, puesto que la abstención favorece al régimen. El país digno argumenta que ir a estas elecciones fraudulentas valida la dictadura de Maduro, le da un barniz de legitimidad y – a menos que estemos ante un escenario de componenda – estará condenado al fracaso y debilitará cualquiera acción cívica basada en la existencia de un fraude electoral.   
Hemos dicho que participar en estas elecciones fraudulentas es inmoral. Quienes la promueven se limitan a utilizar una estrategia politiquera. Insisten en hacer ver esta tragi-comedia como un acto genuino de consulta popular, cuando solo es una farsa burda y evidente para quienes quieran ver, una farsa que ha sido rechazada por millones de venezolanos y por los países democráticos de la región y de la Unión Europea. Al servir de comparsa al narco-régimen, Falcón y su charanga se ponen al servicio de un tragedia que ya le ha costado a Venezuela demasiado sufrimiento.
La gente de Falcón dice que la abstención no es una alternativa. Pero se olvidan de mencionar que lo que se está pidiendo en Venezuela no es una simple abstención sino una rebelión ciudadana, la cual complemente el rechazo internacional a la farsa que ellos apoyan. El grupo de Falcón habla de una simple abstención cuando lo que está planteado es un rechazo activo y militante en contra de la farsa, la protesta masiva de los venezolanos en contra del mamotreto electoral que Falcón está promoviendo. No se trata simplemente de no acudir a votar sino de generar una masiva protesta cívica, un paro general, un verdadero levantamiento ciudadano expresado en marchas, protestas y huelgas en todo el país. Ello complementaría las sanciones internacionales, las cuales aumentan la presión en contra del narco-régimen  y contribuiría a darle  el golpe de gracia a la pandilla de criminales del chavismo y a sus cómplices liderados por Henri Falcón, quien es un populista más al estilo de Chávez y de Maduro. Ya estamos viendo sus promesas de limosnas y subsidios.  
No solo una capa sino dos capas de la cebolla política venezolana están podridas. La de Maduro, la externa y la de Falcón, la inmediata. Será necesario seguir quitándole capas marchitas a la cebolla si queremos salvarla.

jueves, 12 de abril de 2018

Por qué no soy un exiliado

**** Hacia una nueva interpretación del exilio


 Gallegos: parte la verdadera Patria
La Patria es lo que llevo en mi memoria,  una suma de  lugares, gente e  historia. Cada uno de nosotros lleva dentro de sí su suma particular de la Patria. Por ello es que mi Patria no es la patria de un Pedro Carreño o de un Diosdado Cabello. Y por ello es que no estoy exiliado de mi Patria. Quienes están exiliados de mi Patria son ellos. 
Por lo que atañe a lugares mi Patria contiene al Ávila,  los Andes y sus pequeños pueblos, así como la gran llanura y los caudalosos ríos. Me identifico con Reinaldo Solar, el personaje de Rómulo Gallegos, quien cada mañana se paraba frente al Ávila pleno de entusiasmo para acometer  su tarea cotidiana. Tiene que ver con caminatas matinales entre la fría neblina de Santo Domingo, antes de llegar a Apartaderos o con sentarme bajo la sombra de un inmenso árbol de cotoperiz (Talisia olivaeformis) en una placita de provincia, a ver jugar niños venezolanos. Está atado a mi admiración por la caída de aguas de La Llovizna, la confluencia de aguas y colores del Orinoco y el Caroní, o el disfrute del parque de Cachamay. Esas maravillas son parte de la Patria pero son regalos de la naturaleza, no son obra nuestra. Ellas no nos pertenecen, nosotros les pertenecemos a ellas.
La Patria es la gente que admiramos y veneramos, la  conciencia de haber nacido en  la misma tierra de Sucre, Miranda, Bello, Gallegos, el maestro Sojo, Antonio Lauro, Mariano Picón Salas, Mario Briceño Iragorry, Antonio Arraiz,  Vidal López, Andrés Galarraga, Jesús Soto o Rodrigo Riera. Ello nos reconforta, nos hace sentir parte de un conglomerado de talentos y nobleza que deseamos imitar, que inspira cada uno de nuestros actos. Parte importante de la Patria es haber compartido trabajos con los humildes y abnegados venezolanos que nos acompañaron por años en nuestras exploraciones geológicas en el interior de Venezuela, interacción que nos reafirmó  la fe en la naturaleza amable y digna del venezolano. Y es habernos sentado en los pupitres del Liceo San José de Los Teques para escuchar las enseñanzas de Isaías Ojeda, lo que nos dio un fuerte sentido de pertenencia a una gran familia de gente buena y honorable.
Patria es también saber que pertenecemos a un pueblo que, en un momento estelar de su historia, supo salir fuera de sus fronteras para liberar a otras naciones y que mucho después aceptó con amplitud y generosidad mezclarse generosamente con miles de extranjeros desplazados por las guerras para formar una nueva y mejorada sociedad  venezolana.  Patria es la sensación de dulce nostalgia y recuerdo de nuestra niñez y adolescencia en lo que fue el bello pueblo de Los Teques de las décadas del  cuarenta y del  cincuenta.
Esa es la suma de mi Venezuela. Ella es mi patria. Allí nací. Mucha de ella es probablemente inmortal en términos históricos, si no geológicos. El Ávila estará “siempre” allí, mucho después que nosotros hayamos desaparecido como país y seamos parte integral, sin fronteras, del planeta Tierra.
Nadie podrá borrar la obra de nuestros grandes héroes ciudadanos. Siempre habrá venezolanos amables y dignos. Los pequeños pueblos de Venezuela, mientras existan, nunca perderán su encanto. Esa es la Venezuela que atesoro en mi corazón. 
Para estar en ella solo tengo que llamarla a mi memoria, no es necesario ir físicamente allá, sobre todo porque mucha de esa Patria ya no se encuentra allí.  Mucho del paisaje ha sido y profanado por una trágica Venezuela. Vallas insolentes, pertenecientes a una degradada sociedad donde se rinde culto a los villanos ensucian lo que fue alguna vez un paisaje amable. Los parajes andinos están cubiertos de basura y es necesario pensarlo bien caminar en un parque, debido a la inseguridad reinante. ¿Estará todavía en pie el frondoso cotoperiz del pueblecito? ¿Habrá un banco donde sentarse? ¿Podrán los niños jugar tranquilamente allí, sin temor a quien alguien de la Venezuela chavista les de droga?
La fisonomía física y espiritual de mucha de la gente ha cambiado. Los héroes ya no son los mismos. Ahora hay monumentos al Che Guevara,  plazas para Marulanda, estatuas del sátrapa fallecido, libros sobre Maisantas y Zamora más que sobre Gallegos y Vargas.  
Hay una obsesión de hablar de la limosna como política de Estado, de exaltar la pobreza como virtud y de estigmatizar el logro de clase media como pecado.  Ahora los mártires se llaman Robert Serra, Lina Ron, Danilo Anderson o Eliécer Otaiza. Los intelectuales de nuevo cuño son de ínfimo nivel: ensayistas como  Earle Herrera y  poetas como  Isaías Rodríguez y Tarek William Saab. El director del CELARG se llama Roberto Hernández Montoya y escribe en APORREA.  

Quienes ocupan los asientos de una prostituida Asamblea Constituyente ya no se llaman Andrés Eloy Blanco, Gonzalo Barrios o José Antonio Pérez Díaz, sino Delcy Rodríguez, Herman Escarrá, Pedro Carreño, Blanca Ekhout o Darío Vivas. Los líderes del gobierno no son ya un López Contreras, Medina Angarita, un Betancourt o Leoni sino un Nicolás Maduro o un fósil  grotesco salido del pleistoceno cultural llamado Diosdado Cabello. El Panteón Nacional sirve de morada a nuevos huéspedes sin credenciales y en un cuartel de la montaña una  gente sumisa e ignorante va a pedirle consejos a la momia de un cobarde.
En esta Venezuela de utilería que existe hoy, la historia que nos llenaba de orgullo ha sido arbitrariamente revisada y esa falsificación se le inyecta, sin anestesia, a los niños venezolanos. Bolívar es un zambo, Páez un traidor, Betancourt un entreguista, la derrotada invasión cubana por Machurucuto es conmemorada como una gesta revolucionaria y sus sobrevivientes traidores, como William Izarra y Fernando Soto Rojas  son ciudadanos privilegiados y hasta utilizan a Quinta Anauco para sus fiestas familiares.  
En esta Venezuela que asemeja el retrato de Dorian Gray, los valores de la Venezuela que es mi Patria se han invertido: la meritocracia es una mala palabra, ser pobre es bueno y ser rico es malo, aunque el difunto usara relojes de $50.000, las victorias electorales de la oposición “son de mierdaaa”, la empresa petrolera vende pollos pero no produce petróleo, el ejército trafica con drogas en lugar de combatir el tráfico de drogas. 
Esa, por supuesto,  no es Patria,  es un país creado para servir de localización a una película de horror,  cuyos anti-valores y anti- héroes me son extraños.
De allí que mi Patria Venezuela la lleve yo a donde vaya, como  Patria portátil a ser instalada en mi hogar, no importa donde me encuentre.

 ¿Quiénes son los verdaderos exiliados? Muchos de quienes han abandonado a nuestra verdadera Patria viven hoy  en la degradada Venezuela física de hoy, en los ministerios, en los bancos del Estado, en Miraflores, en los cuarteles donde ondea la bandera cubana, en las oficinas de los grandes ladrones de PDVSA, CORPOELEC, CVG, y de las empresas contratistas del estado, manejadas por los amigos de los malos venezolanos. Esa Venezuela prostituida habla en la Constituyente, se mide en Hinterlaces, trafica drogas en los cuarteles, contrabandea hidrocarburos desde La Campiña y pretende hablar en el mundo con voces de embajadores lacayos a lo Moncada o a lo Chaderton. Esa Venezuela moribunda es de los verdaderos exiliados de la Patria verdadera. Sus miembros pretenden hoy sobrevivir con la complicidad de aliados disfrazados de demócratas, quienes asistirán a elecciones fraudulentas a fin de tenderle un puente de plata a una Venezuela podrida que trata de salvar el pellejo.     
No somos nosotros los exiliados, son esos otros.  

lunes, 9 de abril de 2018

Un día en la vida del Presidente



7 a.m.  Se despierta, después de haber evacuado abundantemente
8 a.m. Limpia patrióticamente las pocetas de su residencia, acompañado de la primera combatiente
9 a.m.  Lleva a cabo la diaria llamada telefónica a sus narco-sobrinos, dos héroes de la revolución presos en  cárcel del Estado de  Nueva York
10 a.m. Conferencia telefónica con Raúl Castro para recibir las instrucciones del día y planificar la fecha de su visita mensual de rendición de cuentas a La Habana, acompañado de Vladimir Padrino López y Herman Escarrá
11 a.m. Reunión de Planificación con Tareck El Aissami sobre los negocios con el Medio Oriente, especialmente las ventas de pasaportes venezolanos para miembros de Hezbollah
12 del mediodía. Reunión con Nelson Merentes, a fin de examinar los diversos saldos de sus ahorros en los bancos de Andorra, Antigua e islas Caimán y los depósitos de oro en Cuba. Información sobre las pérdidas en Panamá
1 p.m. Almuerzo de trabajo con el embajador de China, sobre posibles nuevos endeudamientos y cesión al país asiático de los derechos de explotación de diamantes y coltán en el Arco Minero
2 p.m. Siesta reparadora
3 p.m. Visita del día a la tumba del líder intergaláctico, en el Cuartel de la Montaña, a fin de reportarle la situación del país y escuchar sus trinos
4 p.m. Sesión de terapia de joropo, acompañado de Cilia, Aristóbulo y la Dra. Urbaneja
5 p.m. Reunión con el general Manuel Quevedo, de PDVSA, y su asesor, Dr. Jesús Silva Doctor,  a fin de seleccionar los sitios para la perforación de pozos en la faja del Orinoco 
6 p.m. Reunión de información con Diosdado Cabello sobre las actividades del Cartel de los Soles y las relaciones con los suplidores de las FARC
7 p.m. Llamada telefónica de apoyo a Lula da Silva, su socio en los proyectos con Odebrecht, hoy injustamente preso en Curibitá por la justicia
8 p.m. Cena de alineación estratégica con el candidato para la gran transición presidencial, Henri Falcón con asistencia de los expertos Ernesto Villegas y Eduardo Semtei
9. p.m. Hora de descanso,  dedicada a su libro para colorear, con imágenes de los próceres de la revolución.
10 p.m. Sesión de reflexión, asistido por sus guías espirituales el Padre Numa Molina, S.J.  y  Roberto Hernández Montoya
11 p.m. Hora de dormir, canciones de Ali Rodríguez y Ali Primera

sábado, 7 de abril de 2018

El inolvidable Frank Rubio



He recibido la noticia de la muerte de mi inolvidable amigo, Frank Rubio.   
En 1962 y 1963 trabajaba yo en Lagunillas para la Compañía Shell de Venezuela cuando el presidente Sukarno, de Indonesia, expulsó a los técnicos Ingleses y Holandeses de la empresa Shell Indonesia como parte de su declaración de guerra contra Malasia. De inmediato Shell procedió a integrar un equipo de remplazo para los técnicos expulsados, a fin de mantener sus actividades en aquel país. Yo recibí una llamada de C.C. Pocock, quien estaba en Lagunillas como Gerente General (Pocock luego sería el presidente de Shell a nivel mundial) invitándome a su oficina. Me dijo lo que estaba sucediendo en Indonesia y terminó ofreciéndome ir allá como jefe de Geología de Producción en la isla de Kalimantan (la parte Indonesia de Borneo), con sede en Balikpapan. Después de pensarlo y discutirlo con mi esposa, accedí. Shell me pidió hacer una carta absolviendo a la empresa de responsabilidad por lo que   me pudiera pasar allá y me recomendaron hacer mi testamento. Ello no me tranquilizó pero no me hizo cambiar mi decisión de ir a esas lejanas tierras, una propuesta que era difícil de rehusar para mí. Me ofrecían casi cuadruplicar mi sueldo, un ascenso de categoría en la empresa y la posibilidad de conocer tierras lejanas: Hong Kong, Singapur, Bali. ¿Quién pudiera negarse a esa oferta? Eso sí, por un período inicial indefinido, las familias no podrían acompañarnos dado que la situación en Indonesia era demasiado peligrosa.
De los 20 empleados de Shell en Lagunillas a quienes se les formuló ese pedimento solo cuatro lo aceptamos: el Ingeniero Roberto Rodríguez, el Economista Emmanuel Valbuena, el geólogo Frank Rubio y yo. Ello marcó el inicio de una gran aventura para nosotros, la cual duró dos años para mí y tres o cuatro años para Frank.  En Balikpapan estuvimos involucrados en un juego mortal entre Sukarno y sus enemigos políticos, en una guerra de guerrillas con Malasia, fuimos peones de las ambiciones de poder de los militares en la isla y de las manipulaciones del Partido Comunista de la zona. En paralelo debíamos hacer el trabajo y mantener la producción petrolera de Shell en  la isla de Kalimantan/Borneo.  Al menos en un par de ocasiones estuvimos en riesgo de perder la vida: una, cuando en el oleoducto entre Tandjung y Balikpapan se atascó un “cochino” (limpiador) y el petróleo parafínico amenazaba con congelarse en la línea de unos 100 kilómetros. Sukarno envió un telegrama a nuestra oficina diciendo que si perdíamos el oleoducto seríamos fusilados. Ello nos sirvió de gran motivación para rescatar el “cochino” y salvar la tubería. Otra, cuando los ataques aéreos de Malasia amenazaban a Balikpapan y el ejército de Sukarno irrumpió en algunas de nuestras casas (incluyendo la mía) a fin de amenazarnos con fusilamiento. En nuestra oficina de Shell Indonesia los sindicatos trataron de tomar el control de la gerencia y nosotros nos opusimos, sentándonos por 24 horas, siete días a la semana, en la silla del Gerente General, el tejano Stan Stiles. Este “juego” de la silla  duró dos meses, al final de los cuales los sindicatos se cansaron primero que nosotros.
En toda esta aventura Indonesia, la cual he narrado en detalle en mi novela: “El Petróleo viene de La Luna”, uno de los grandes líderes del grupo que mantuvo la producción fluyendo y nuestra moral en alto fue Frank Rubio, quien era el Gerente de Exploración y Producción de Shell Indonesia en Balikpapan. Para mantenernos en actividad, Frank utilizó un coraje a toda prueba, su rápido dominio del Bahasa Indonesia, el idioma nativo, y su creatividad gerencial. Tuvo, en ocasiones, que pelear hasta con su supervisor, Ken Lagrone, venido de Texas. Sacaba recursos de los sitios más inesperados, hablaba con los sindicatos, discutía con los militares, nos mantenía a nosotros en buen estado de ánimo.
Frank fue un héroe de aquellos tiempos. Su invariable buen humor, su tenacidad, su creatividad, fueron esenciales para lograr el objetivo de la empresa de mantener la producción de Shell en Kalimantan. Después que logramos nuestro objetivo yo regresé  a Lagunillas, en Venezuela, mientras Frank permaneció un tiempo más en Indonesia y luego  - gracias a su legendaria actuación  -  fue ascendido rápidamente para llegar a ser representante de la empresa en Gabón y luego en Portugal.
Después de nuestra aventura Indonesia Frank y yo nos vimos muchas veces en La Haya o en Venezuela y finalmente, después de muchos años, nos reencontramos en la zona De Washington donde él y su esposa Olga se radicaron por algún tiempo. Su salud comenzó a declinar en esa época y Olga decidió mudarse con él a  Colombia, donde podían encontrar mayor ayuda para un Frank progresivamente debilitado.
La influencia de Frank en mi carrera y en mi vida fue muy beneficiosa. En Lagunillas y luego en Balikpapan, donde fue mi jefe, pude aprender mucho de él, a enfrentar la adversidad, a mantener el buen humor, a ser creativo para hacer la labor necesaria con escasos recursos y a contar hasta diez, cuando las circunstancias no eran favorables. Siempre tuve un gran respeto por él, mezclado con genuino afecto, un afecto que creció mucho al compartir el peligro y la soledad de nuestra aventura Indonesia.
Hoy me llegan noticias de su muerte, ocurrida en Bogotá. Nacido en Puerto Rico, de gran cultura, con una especial habilidad para los idiomas,  hablaba inglés, español francés, portugués, indonesio, creo que holandés, Frank estuvo dotado – en todos los idiomas - de una exquisita cortesía y buen humor.
Fue un amigo ideal e inolvidable. Lo lloraremos.  Para su esposa Olga, sus dos hijas y nietos mis sinceras condolencias. 

viernes, 6 de abril de 2018

LA CLEPTOCRACIA LATINOAMERICANA CAMINO A LA CÁRCEL

                                                              La muerte o la cárcel


En el pasado la corrupción del liderazgo político latinoamericano era una enfermedad doméstica. Trujillo en la República Dominicana, Pérez Jiménez en Venezuela, Somoza en Nicaragua, los Perón en Argentina, Fernando Color de Melo en Brasil, Velasco Alvarado en Perú, Rojas pinilla en Colombia, eran dictadores o simplemente burócratas corruptos pero nunca intentaron convertir sus malas mañas en un movimiento regional organizado. Cada quien robaba en su país.
No es que esto fuera bueno, es simplemente que los problemas de corrupción latinoamericana no trascendían fronteras. Ya esto ha cambiado.  Particularmente con la llegada de Hugo Chávez al poder en Venezuela y su tutelaje ideológico y conductual por parte de los hermanos Castro en Cuba, se fue formando una cleptocracia regional organizada, cuyos miembros se apoyaban los unos a los otros, se financiaban a fines de mantenerse en el poder, utilizaban los mismos métodos, a lo Asamblea Constituyente, para eliminar la democracia en sus países, se definían como socialistas y creaban sus mitos y leyendas populistas a fin de mantener a los pueblos sojuzgados. Se visitaban mutuamente y se alababan de manera impúdica los unos a los otros. Sus miembros más destacados durante los últimos 20 años fueron:
Fidel Castro, Raúl Castro, Hugo Chávez, Nicolás Maduro,  Lula da Silva, Dilma Rouseff,  Néstor Kirchner, Cristina Fernández, viuda de Kirchner, Daniel Ortega, Evo Morales y  Rafael Correa  con participación de menor nivel de José Mujica, Fernando Lugo, José M. Zelaya, Mauricio Funes y Ollanta Humala. Este grupo formó una verdadera transnacional de la cleptocracia, diseñada para perpetuarse en el poder. En base a la riqueza petrolera venezolana manejada de manera personal y totalmente discrecional por Hugo Chávez y a la formulación estratégica de los Castro en Cuba, este grupo se mantuvo en el poder por casi todo lo que va de siglo. Sus tácticas incluyeron el uso de empresas grandes como centros de repartición del dinero, tales como la empresa constructora brasileña Odebrecht, la empresa petrolera venezolana, PDVSA, la empresa ALBANISA de Nicaragua, grupos empresariales y políticos en Argentina y El Salvador, además de los equipos gubernamentales corruptos y contratistas menores en cada país.
 Su declinación y virtual fracaso se debe a dos factores: la muerte o derrota política de algunos de sus principales integrantes y la aparición de un movimiento ciudadano que acusa a los sobrevivientes por corrupción y los está llevando, uno a uno, a la censura moral, social y penal.
En efecto, Lula está ya en su celda, Dilma Rouseff fue expulsada de la presidencia brasileña, Hugo Chávez y Néstor Kirchner fallecieron en medio de escándalos de corrupción ampliamente conocidos, Nicolás Maduro está identificado como un promotor del narcotráfico en Venezuela, Cristina Fernández salió de la presidencia y está bajo serias acusaciones de corrupción en Argentina, Ollanta Humala está bajo acusación de recibir dinero de Odebrecht, Rafael Correa está fuera del poder en Ecuador y bajo investigación, Zelaya y Lugo están fuera del poder y reducidos a la categoría de indeseables en la región, José Mujica se ha convertido en un alma en pena, rechazado por haberse vendido a Hugo Chávez hasta el punto de haber asistido – como presidente de Uruguay – a mítines de la última campaña presidencial de Hugo Chávez en Venezuela.
El movimiento ciudadano que ha destruido esta transnacional de la cleptocracia ha estado motorizado por varios agentes de cambio: (1), las iniciativas tomadas por los ciudadanos brasileños que han impulsado la Operación LAVA CARROS (Lava Jato) mediante la cual se ha revelado la inmensa corrupción generada en Brasil por el Club de Cleptócratas latinoamericanos, la cual involucró a Petrobrás, Petróleos de Venezuela, Odebrecht y otras empresas de construcción brasileña, a numerosos miembros del liderazgo político regional y, particularmente, a Lula da Silva, Dilma Roussef, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, quienes manejaron los hilos de miles de millones de dólares para llevar a cabo los planes continuistas de la transnacional del robo; (2), los hallazgos de los Panamá Papers, que han traído a la luz la magnitud de la interdependencia de la corrupción entre el Club Latinoamericano y sus beneficiarios; (3), La actividad de investigación que llevan a cabo las autoridades de los Estados Unidos y el grado de cooperación internacional que se ha desarrollado entre estas autoridades y las de España y los bancos de la Unión Europea; (4), la persistente labor de docenas de investigadores latinoamericanos quienes han hecho aportes a la opinión pública internacional sobre la corrupción en sus  respectivos países.
Esperamos que así como Lula va a la cárcel los otros miembros de esta macabra transnacional de la cleptocracia latinoamericana también sean castigados con todo el peso de la ley.

lunes, 2 de abril de 2018

Ramírez-vs- Maduro, por el campeonatomundial del caradurismo



Disfrutando de un excelente dulce de lechosa leo el último de los escritos de Rafael Ramírez Carreño, hijo de Chávez, despedazando a otro de los hijos de Chávez, Nicolás Maduro. Es un espectáculo grotesco, como ha sido grotesco todo el proceso chavista en Venezuela, esa orgía de ineptitud, vulgaridad y corrupción que se desencadenó en el país desde 1999. Hoy, con el país en ruinas, dos de los vástagos del sátrapa fallecido se disputan los restos del festín, como un par de hienas. Luchan por lo que llaman el “legado” de Chávez, como si fuera motivo de orgullo tratar de parecerse al cobarde paracaidista que arruinó a Venezuela con sus desvaríos de poder.
En casi 3400 palabras Ramírez publica hoy en APORREA, ver: https://www.aporrea.org/actualidad/a261239.html, su más reciente intento de aparecer como héroe. Es una orgía del cinismo, destinada a engrosar la antología del descaro político venezolano. Recordemos que Ramírez anda fugado de USA (y de Venezuela) y está bajo investigación de las autoridades estadounidenses por lavado de dinero. Sus amigos y familiares han sido indiciados, algunos de ellos ya presos, como es el caso de Nervis Villalobos y de los primos de Ramírez,  Diego Salazar Carreño y los hermanos Luongo. La pandilla está siendo apresada, miembro a miembro. Durante la larguísima presidencia, prácticamente reinado, de Ramírez en PDVSA y el Ministerio, PDVSA se prostituyó, pasando de empresa petrolera a soporte principal de las tropelías de Chávez en el poder: Petróleo gratis para Cuba, ofertas de refinerías en todo el mundo, intento de construir un gasoducto a través de la Amazonia, importación de comida podrida a groseros sobreprecios, el inmenso fraude de las gabarras, los contratos con Derwick y con Wilmer Ruperti, el saqueo del fondo de pensiones de los empleados y el contrabando de hidrocarburos manejado por sus lugartenientes. Durante la presidencia de Ramírez PDVSA se convirtió en la ramera del régimen. Eulogio del Pino, su mano derecha, contribuyó con entusiasmo al desastre de la faja del Orinoco, empavada al ser rebautizada como “Hugo Chávez Frías”.
Pero Ramírez es como el ratero que se llevaba una vaca ajena y fue apresado con la vaca a su lado. El ratero se defendía, preguntando: “¿Cual vaca”? 
Lean como comienza su escrito:
se ha traicionado a los hombres y mujeres de bien, los honestos, trabajadores, profesionales, todos aquellos que trabajamos en la construcción de una patria posible, un sueño que ha sido razón de vida, de posiciones éticas y conductas consecuentes en el tiempo”.
Ramírez se incluye descaradamente entre el grupo de los “honestos” trabajadores, de los “soñadores con posiciones éticas”. Que cinismo tiene el prófugo,  con la vaca ahí.  
Prosigue: “Se ha defraudado a los mismos niños que Chávez abrazó, educó, protegió, por quienes entregó su vida”.
Chávez prometió salvar a los niños de la calle. Cuando murió existían muchos más niños desamparados de los que él encontró a su llegada. El sátrapa utilizó a los niños para sus maniobras groseras de poder.
Dice Ramírez: Se ha traicionado a los oficiales y soldados de la Patria”.
La realidad es que estos soldados nos han traicionado a nosotros, apuntalando primero a Chávez y luego a Maduro y convirtiéndose en gánsteres, narcos y contrabandistas.
Dice Ramírez: Se ha traicionado a los obreros petroleros, a los que refundaron nuestra empresa, la Nueva PDVSA, de las cenizas del Sabotaje Petrolero, a los hombres y mujeres que se movilizaron, con todo su conocimiento y capacidades, para apoyar el llamado del Comandante Chávez”.
Habla Ramírez de los 150.000 reposeros con los cuales Chávez y él reemplazaron a los gerentes y técnicos que mantenían a PDVSA como empresa de primera fila en el sector petrolero mundial. Este gentío incompetente y saqueador de empresas fue factor decisivo en el colapso de PDVSA.
Ramírez dice algo muy revelador: “comenzaron las fotos, afiches [de Maduro] tratando de imitar a Chávez jugando béisbol. El madurismo bailando, "regañando" a sus ministros, irrespetándolos, también al público, buscando algo de autoridad, una autoridad que no tiene, ni se ha ganado, una imitación burda del Comandante que ha resultado en una mueca desagradable”.
Sin darse cuenta Ramírez también retrata a Chávez, cuando dice que Maduro le imita sus fotos y afiches, sus juegos de béisbol, sus bailes, sus regaños a los ministros, su irrespeto a empleados y pueblo. Maduro es una caricatura de Chávez, imitando aquella basura humana que fue el sátrapa fallecido.
Para seguirnos deleitando, leemos lo siguiente: “Quien intentara adular al Comandante, chocaba inmediatamente con su honestidad, su lealtad al pueblo y la conciencia de su papel histórico”. La realidad fue que Chávez no aguantaba una lisonja. Quien lo adulara, como Carlos Escarrá, Francisco Arias Cárdenas, Ernestico Villegas,  Danny Glover o Evo Morales, salían con un ministerio, una embajada,  o con millones de dólares en el bolsillo.
Continúa Ramírez diciendo: “Cuando se les pregunta sobre la evidente y notoria caída de la producción de petróleo en PDVSA, aseguran, con la inconsistencia de los que no saben de lo que están hablando, con su soberbia e irresponsabilidad típica de Judas, de que estos problemas, se deben a la "corrupción". Para nada mencionan que la situación en PDVSA se desencadena luego de que se persiguió y expulsó de PDVSA, a los equipos técnico-políticos que trabajamos con el Comandante Chávez durante más de doce años”.
El colapso de PDVSA se debe a la corrupción galopante que Ramírez y del Pino permitieron y promovieron en PDVSA, una corrupción que está suficientemente documentada y en cuyo centro estuvo Ramírez y su grupo. Hoy en día la corrupción persiste, acompañada de una gigantesca ineptitud.
La conversión de PDVSA de empresa petrolera en quincalla fue obra de Chávez y de Ramírez, los dos ligaditos.
Dice Ramírez: “Se habla de corrupción y se me menciona e involucra, así, de manera irresponsable, se dice que en mi caso hay "serios elementos" que me involucran. Miserables. Yo los conozco, ellos me conocen, por lo que la afirmación es deshonesta y desleal. Yo quiero que debatamos de corrupción, vamos a mencionar nombres y operaciones. Habrá muchos nombres "que les suenen". Aquí Ramírez muestra cinismo y encubrimiento. Cinismo, porque él está efectivamente investigado por corrupción y su huida de USA confirma que la investigación tiene bases. En Venezuela ha sido acusado de gran corrupción tanto por la oposición, la Asamblea Nacional, como por el fiscal del  narco-régimen. Pero su defensa se limita a contra amenazar: voy a hablar, miren que yo se muchas cosas.
Pues, que hable, que denuncie. Ha debido hacerlo mucho antes. Sus amenazas son las amenazas del gánster para otro gánster. Ramírez está muy lejos de ser un ciudadano honesto y responsable. Fue el principal cómplice de Chávez en la ruina financiera de PDVSA, en el manejo sin transparencia de los fondos paralelos. Se sentía complacido de no tener que darle cuenta al país por ese manejo arbitrario y corrupto del ingreso petrolero.
Chávez tuvo a Maduro y a Ramírez como sus hijos predilectos. Ello demuestra que ambos son caimanes del mismo pozo.
Paladeo un dulce de lechosa mientras leo los intercambios de reproches y acusaciones  entre  estos villanos. Espero que Maduro y Ramírez, los dos hijos predilectos del fallecido sátrapa,  tengan el castigo que se merecen, aunque para ello Venezuela deba instituir la cadena perpetua.