martes, 26 de septiembre de 2017

A conversation with the president of Transparency International, José Ugaz



A few days ago I attended an event of the interAmerican Dialogue in which the president of Transparency International, José Ugaz held a conversation with Michael Shifter. The event was titled: “Harnessing the anti-corruption wave in Latin America”. It was very well attended and ably conducted by Shifter. I was very impressed by Mr. Ugaz, who seemed to be very much up to date on the topic of corruption in our region. Ugaz gave us a panoramic view of corruption in Latin America, including the following, as I remember:
·       There is an old corruption and a new corruption. The old corruption mostly had to do with families and individuals. The new corruption has much to do with political, transnational gangs.
·       There are different types of corruption: historical, systemic, public-private alliances. Ugaz mentioned the cases of Brazil, El Salvador, Guatemala, Panama, Peru, even Colombia. Several of these cases connected Peruvian former presidents to the Brazilian company Odebrecht. Ugaz mentioned how Presidents Humala and Toledo were accused of receiving money from Odebrecht and also mentioned the name of Alan Garcia as suspected of corruption. I was glad to see that Ugaz did not hesitate in naming names, because corruption remains an abstract, empty word if it is not connected with the names of the corrupt.
·       The fight against corruption, he said, is in two tracks: accountability and prevention. I had the impression that good progress had been done in the former but not much progress had been achieved in the latter, since cases of corruption today were more numerous than ever before.
·       The models of the fight against corruption were essentially two: the Guatemalan model, in which there is international intervention and the Brazilian-Peru model, in which the fight is carried domestically, thanks to civil society and the initiative of courageous, honorable judges
·       Ugaz mentioned the split within the OAS, which made it difficult to progress in sanctioning Venezuela. In answer to a question from the audience he described the Venezuelan situation as really chaotic and very corrupt
·       Some of the mechanisms in the fight against corruption include legal action against illicit financial deals, the fight against drug trafficking, more transparency in the identification of the owners of shell companies, investigation of the private-public sectors links, etc.  
Is it possible to create a supranational organization to fight corruption?
I asked Mr. Ugaz if he could envision the creation of supranational organizations that could tackle the issues of corruption, now that “old” corruption had morphed into transnational organized crime and a country by country fight only seemed to have limited power. He answered that he was not optimistic since states that would make up such a supranational entity are frequently the very sources of corruption. This is, of course, the tragedy of the OAS, as we all know well. His answer was logical when viewed in the conventional way of organizations such as the OAS or, even, the United Nations. However, it could be possible to create an Anti-Corruption Global Forum, public-private in nature, made up of organizations of civil society such as Transparency International and of countries that feel strongly that a fight against corruption should be expanded. Such a global entity could investigate transnational corruption and, based upon these investigations, allow states that so desire to apply unilateral sanctions. Such a Forum could carry much clout as a moral force in the world, even if it does not have legal authority to sanction.

This is just a very sketchy thought and could well be impractical, but in the fight against the new faces and mechanisms of corruption we might be forced to think outside the box.  

domingo, 24 de septiembre de 2017

UNA PDVSA DE TRAIDORES Y CORRUPTOS


Todos los días salen a la luz nuevos casos de corrupción y de traición a la nación por parte de los gerentes de la podrida empresa petrolera estatal de Venezuela, PDVSA.  Ya existe una larga lista de fraudes y contratos irregulares que le han costado a la Nación entre $11000 y 20000 millones, según investigaciones hechas por la Asamblea Nacional de Venezuela y por investigadores independientes, lista que incluye casos como el la comida importada en mal estado por la empresa; el fraude cometido con el Fondo de Ahorros de los empleados; el caso de Derwick Associates; el caso de PetroSaudí; el caso de la gabarra  Aban Pearl; los contratos para Wilmer Ruperti; la orgía de corrupción en los pequeños y grandes contratos de la Faja del Orinoco; los casos de contrabando de gasolina hacia Colombia; los depósitos hechos en los bancos de Andorra y España; los maletines llenos de dinero para Cristina Fernández de Kirchner; el uso de aviones de la empresa para actividades políticas; los contratos dados por Barivén a Roberto Rincón y a sus empresas; los contratos dados por CITGO a familiares de funcionarios de alto nivel de esa empresa; los contratos dados a países “amigos” para la construcción de tanqueros que nunca se terminaron; los fraudes de la Misión Vivienda y una larga lista de contratos dados a familiares de los gerentes de la empresa. Los fraudes han ocurrido a todos los niveles de la empresa, desde arriba hasta abajo, lo cual indica que la corrupción en PDVSA no es un fenómeno aislado sino sistémico. Este tipo de corrupción existe en organizaciones cuyos empleados conocen que la deshonestidad se extiende a   los niveles gerenciales superiores y se deciden, por lo tanto, a embarcarse en actividades similares, a sabiendas de que no existe en la organización una voluntad de transparencia y honestidad. Los casos de denuncias que se han llevado a cabo recientemente obedecen a una pelea interna entre malandros de ayer y de hoy,  no a real un deseo de barrer la podredumbre.

DOS CASOS MÁS DE TRAICIÓN Y DE CORRUPCIÓN

1.    La refinería de Jamaica
Como es bien conocido por los venezolanos, las refinerías de PDVSA en Venezuela están en una deplorable situación de falta de mantenimiento. La actividad de estas plantas está al 40% de su capacidad instalada y ello ha obligado a PDVSA a importar volúmenes importantes de gasolina para suplir el mercado interno. Como la empresa no tiene dinero para pagar por estas importaciones se ha acentuado una escasez de este combustible en el país, la cual amenaza con paralizar el transporte interno. Por lo tanto considero un acto de traición que PDVSA, por estar haciendo política para el régimen, le haya ofrecido a Jamaica, este mismo año, mil millones de dólares para “modernizar” su refinería, una cafetera que produce apenas 36.000 barriles de productos. La inyección de ese dinero venezolano aspiraba a incrementar el volumen refinado a 50.000 barriles diarios, apenas unos 14.000 barriles diarios más, es decir, unos $70,000 por nuevo barril añadido.   
 ¿En qué cabeza cabe que una empresa como PDVSA, la cual está viviendo de las limosnas de China y de la impresión de billetes de banco por parte del Banco Central de Venezuela, que está importando gasolina, diésel y petróleo crudo de los Estados Unidos, vaya a darle mil millones de dólares a Jamaica para “modernizar” su cafetera? Y no solo se lo prometió a Jamaica, sino que le ha dado millones a Cuba para modernizar la refinería de Cienfuegos y le dio otros millones a Daniel Ortega para construir una refinería llamada “El sueño de Bolívar”, de la cual solo existe la primera piedra.
¿Es esto estupidez, corrupción o traición? Yo digo que las tres cosas.
Digo las tres cosas porque la decisión sobre Cuba fue de Chávez y la de Jamaica es de Maduro, han sido traidores, pero la ejecución de estas decisiones traidoras y estúpidas, diseñadas para comprar lealtades políticas, corrieron a cargo de Rafael Ramírez y Eulogio del Pino, y ello representa un acto de corrupción, ya que la misión de un gerente honesto es defender el patrimonio de la empresa, no obedecer la órdenes traidoras de los políticos en el poder.
Po supuesto, PDVSA no ha podido darle ese dinero a Jamaica sencillamente porque está al borde de la quiebra, desesperada buscando dinero donde pueda encontrarlo, para lo cual está dispuesta a vender lo que sea, al precio que sea, incrementando así la magnitud de la traición de sus gerentes. Hoy en día PDVSA está significativamente vendida a China y a Rusia, de la misma manera como Marisela, en “Doña Bárbara”, fue vendida a Mr. Danger por unas cuantas botellas de licor por su padre Lorenzo Barquero.
La historia de la refinería de Jamaica puede leerse en  Oil Price.com, By Zainab Calcuttawala - Sep. 22, 2017, 2:00 AM CDT, bajo el título: Jamaican Refinery Expansion Stalls Due To Venezuela’s Financial Woes”.

2.    Caso bien documentado de “pequeña” corrupción”
En este informe de la excelente investigadora Marlbort Petit, puede leerse como PDVSA, “a través de su subsidiaria Bariven-Holanda, otorgó una contratación directa a la empresa con sede en Miami, Medabil Corporation, por un monto de 689 mil dólares que serían destinados a la compra de material táctico para el supuesto incremento de la efectividad de las tareas de la Unidad Especial de Seguridad y Protección de la Guardia de Honor Presidencial de la República Bolivariana de Venezuela. El contrato fue entregado sin realizar ningún tipo de licitación y violando —inclusive— lo expresado por la presidencia de Petróleos de Venezuela, S.A. que establece que los proveedores deben estar inscritos en el maestro de proveedores de la estatal petrolera”. 
Aquí hay corrupción por todos lados. Es un contrato dado a dedo, a una empresa fantasma, para un trabajo que no tiene  nada que ver con PDVSA sino con los payasos de la guardia presidencial de Nicolás Maduro, esos fantoches que aparecen disfrazados de soldados del siglo XIX.  Según el informe de Petit: “la filial Bariven SA, recibió una misiva emitida por la Secretaría de la Presidencial de Petróleos de Venezuela. En el punto de cuenta con fecha 22 de mayo de 2017, signado por el código DGC-026-17, el director General del Despacho del Ministro del Poder Popular para el Petróleo presentó una solicitud para la adquisición de materiales y equipos tecnológicos requeridos por la Unidad Especial de Seguridad y Protección de la Guardia de Honor Presidencial… se recibió oferta de la empresa Medabil Corporation quien posee amplia experiencia en el suministro y soporte post-venta del material de seguridad táctico requerido  por la Unidad Especial de Seguridad y Protección de la Guardia de Honor Presidencial". Resulta, sin embargo, que la tal empresa es de maletín, que no tiene experiencia alguna en la materia, que PDVSA no tiene por qué estar dotando a la Guardia de Honor presidencial del reposero, ya que para eso existen los presupuestos, y que no hubo licitación sino una orden. Esto es corrupción y, así como sucede en este caso en el cual la suma no llega al millón de dólares, así ha sucedido en contratos por más de mil millones de dólares, como fue el caso de Roberto Rincón en Houston, de la gabarra Aban Pearl en Singapur o de Derwick en Venezuela.  
Agrega la información de Petit que: “la empresa a la que Bariven le entregó el contrato de suministro de equipos tácticos para la Guardia de Honor Presidencial no posee página web ni récords oficiales visibles en ningún país como suplidoras de dichos productos o servicios, ni aparece en ningún directorio de empresas dedicadas al suministro de los equipos supuestamente requeridos por el gobierno de Nicolás Maduro….. La empresa beneficiada en la contratación de Bariven, Medabil Corporation, fue creada en diciembre de 2013 en la ciudad de Miami según consta en el registro P13000097531 del sistema de empresas del estado de la Florida. El actual presidente y único miembro de la directiva es Julio César Carías Pérez, cédula de Identidad V-13.160.196, nacido en Venezuela el 30 de agosto de 1977 y residenciado en el Municipio Libertador del Distrito Capital. Medabil Corporation estuvo ubicada en sus inicios en 2525 SW 3RD Avenida Miami Florida 33129 y luego la dirección fue cambiada en el registro a un pequeño local comercial en 8070 NW 71 St, Miami Florida 33166. Cuando se constituyó la mencionada empresa, el presidente y secretario era Luis M. Sosa, quien es el mismo agente registrador de otra empresa llamada JP Global Business Solution, INC…., empresa . .que aparece activa en el Registro de Empresas del estado de la Florida. Fue creada el 17 de agosto de 2010 y tiene como presidente a José Pérez y como vicepresidenta a Sonia Botero”..

PDVSA ES UNA CLOACA IRRECUPERABLE

La empresa petrolera del estado chavista, PDVSA, no es recuperable. Es una marca depreciada y  despreciada, objeto de burlas y de demandas en el mundo petrolero por su ineptitud y falta de responsabilidad en el cumplimiento de sus compromisos financieros y contractuales. Los discursos de sus ex-presidentes Ramírez y Del Pino han sido y son grotescos y cursis, reflejando un vergonzoso culto a la personalidad del sátrapa fallecido y, en el caso de Del Pino, dedicados a hablar de la gerencia obrera y de una planificación estratégica llevada a cabo por 100.000 empleados y obreros. Cualquier vestigio de profesionalismo que este fantoche pudiera haber tenido en sus primeros años de carrera ha desaparecido en su etapa de gerente chavista, en su condición de sumiso acólito de los ignorantes en el poder.

Así como hay un prestigio de marca así hay una maldición de marca. ENRON tiene esa maldición. El Banco Espirito Santo la tiene. Bernard Madoff la tiene. Odebrecht la tiene. PDVSA la tiene. Hablar de la recuperación de PDVSA es ilusorio. Para sus gerentes en la etapa chavista habría que crear un apartado especial de la Ley Penal, la cual permita la cadena perpetua. A medida que se conocen sus crímenes “pequeños” y grandes, se hace más necesario un castigo ejemplar para ellos. 

sábado, 23 de septiembre de 2017

Nicolás Maduro y sus cuarenta malandros, versión canadiense


En todo el mundo crece el rechazo por la abominación madurista/chavista, esa mezcla de corrupción e ineptitud. Canadá acaba de sancionar a los siguientes 40 malandros del régimen. Faltan otros, pero este es un buen comienzo.

Nicolás Maduro Moros
Tibisay Lucena Ramírez
Elías José Jaua Milano
Tareck Zaidan El Aissami Maddah
Tarek Willians Saab Halabi
Néstor Luis Reverol Torres
Roy Antonio María Chaderton Matos
María Iris Varela Rangel
Pedro Miguel Carreño Escobar
Diosdado Cabello Rondón
Susana Virgina Barreiros Rodríguez
Freddy Alirio Bernal Rosales
Delcy Eloína Rodríguez Gómez
Tania D’amelio Cardiet
Aristóbulo Isturíz Almeida
Jorge Jésus Rodríguez Gómez
Francisco José Ameliach Orta
Carlos Alfredo Pérez Ampueda
Sergio José Rivero Marcano
Jesús Rafael Suárez Chourio
Carmen Teresa Meléndez Rivas
Bladimir Humberto Lugo Armas
Gustavo Enrique González López
Elvis Eduardo Hidrobo Amoroso
Remigio Ceballos Ichaso
Antonio José Benavides Torres
Hermann Eduardo Escarrá Malavé
Sandra Oblitas Ruzza
Socorro Elizabeth Hernández Hernández
Maikel José Moreno Pérez
Gladys Maria Gutiérrez Alvarado
Juan José Mendoza Jover
Luis Fernando Damiani Bustillos
Lourdes Benicia Suárez Anderson
Carmen Auxiliadora Zuleta De Merchán
Arcadio De Jesús Delgado Rosales
Calixto Antonio Ortega Ríos
Andrés Eloy Méndez González
Manuel Enrique Galindo Ballesteros
Vladimir Padrino López

viernes, 22 de septiembre de 2017

Venezuela: cuando la coyuntura y la táctica derrotan la Misión


Todo quieren participar del festín

La Misión de la sociedad venezolana es, o debería ser, la creación de una comunidad respetable, civilizada, libre y democrática, guiada por principios y valores espirituales y éticos universales e irrenunciables. Cuando esta Misión se olvida y prevalecen la coyuntura y la táctica la sociedad tiende a perder su brújula moral y su curso de acción se torna impredecible, bajando los peldaños de una escalera de pragmatismo hacia la degradación. Apegandonos a lo táctico perdemos el rumbo de la Misión.
Eso es lo que nos está pasando. “Ya que” el sector político de oposición aceptó ir a unas elecciones regionales, movimiento táctico,  validando así al narco-régimen, los venezolanos que deseamos ser fieles a la Misión nos sentimos como un ganado que está siendo arrastrado adonde no quiere ir. “Ya que” estamos frente a elecciones regionales y existen candidatos de la oposición para gobernadores, nos sentimos en el terrible dilema de ir a votar o abstenernos. En términos tácticos, lo peor que nos puede pasar es que haya una gran abstención de la oposición, hastiada de las contradicciones y deslealtades de sus líderes, porque entonces estaremos en el peor de ambos mundos, derrotados en un evento en el cual participamos bajo las reglas del narco-régimen, ante la evidencia de que el sistema electoral está podrido. Es decir, habremos aceptado validar y convivir con el narco-régimen, con el riesgo de ser derrotados. Francamente, es un dilema terrible el que se nos ofrece: tener que ir a votar con el proverbial pañuelo en la nariz, a fin de evitar lo que sería una trágica derrota ante el mundo.
Existe el riesgo de que la abstención sea muy grande porque mucha gente está indignada por la decisión de la llamada oposición y siente que, cuando la protesta popular estaba dando resultados y la presión internacional estaba incrementándose de manera significativa, debilitando efectivamente al narco-régimen, una oposición blandengue y gelatinosa decidió terminar con la postura de confrontación y dedicarse a organizar su participación en elecciones bajo las reglas fraudulentas del régimen, cuando ha podido continuar su actitud de confrontación mediante el uso de diversas alternativas de desobediencia civil.  
En este momento cada quien tendrá que decidir si votar o abstenerse. Cada quien estará solo con su gran dilema moral.
Creo que la buena noticia es que, pase lo que pase, este narco-régimen tiene sus días contados, gracias a la decisión tomada por el mundo exterior de rechazarlo, a pesar del infeliz comportamiento de la MUD. Sin embargo, en Venezuela se ha perdido una gran batalla en el campo ético y en nuestra búsqueda de la Misión. Jugar el juego del narco-régimen nos hace más parecidos a ellos, niega el sentido último de nuestra lucha, que es la de ser una sociedad digna, de gente honesta y amante de la democracia y de la libertad. Nos aproxima al nivel moral de la pandilla de criminales creada por el chavismo.  
La gran paradoja de la tragedia venezolana ha sido que, mientras el mundo exterior endurece su rechazo en contra del narco-régimen, cuando en las Naciones Unidas los jefes de estado de USA, Francia, Brasil y Colombia (países vecinos a Venezuela) hablan vigorosamente de la necesidad de fumigar la podredumbre venezolana; mientras los países del grupo de Lima hacen lo mismo; mientras en la OEA se llevan a cabo sesiones en las cuales se habla de llevar al narco-régimen a los tribunales internacionales de justicia; mientras el narco-régimen está al borde de la quiebra financiera y hasta China y Rusia, sus dos celestinas, comienzan a dudar de la conveniencia de seguir manteniendo el narco-régimen debido al unánime rechazo mundial, mientras todo esto ocurre alrededor de los venezolanos nuestros líderes políticos venezolanos se oponen a las medidas económicas, aceptan las reglas del juego del narco-régimen y hasta promueven activamente una negociación para transarse con los bandidos del régimen.
 Se dirá que los mismos países de Europa y de América están exigiendo el inicio de un diálogo para llegar a una solución de  la crisis venezolana. Ello es verdad, pero esta exigencia ha sido un ultimátum dado al narco-régimen, puesto que la alternativa que le han planteado al gobierno títere, pro-Cubano, de Nicolás Maduro, es la aplicación de severas sanciones económicas y políticas contra su régimen. Y se ha preferido esta alternativa última del diálogo, antes de ir a las sanciones,  puesto que la consideran menos traumática y porque ella coincide con un grupo de venezolanos “pragmáticos” que han promovido ese diálogo dentro de la MUD, entre ellos Manuel Rosales y Henri Falcón.  Este diálogo es también contrario a la Misión, porque significará hacer inevitables concesiones a los bandidos del narco-régimen. Representa un acto de pragmatismo que bordea lo inmoral. Aunque el diálogo es lo que los grandes expertos de la diplomacia y del análisis geopolítico están recomendando casi unánimemente, en mi criterio,ello será contraproducente para el logro de la Misión, ya que involucrará concesiones a los criminales que involucran una derrota de la sociedad decente.  
No se ganan batallas por la decencia haciéndole concesiones a la indecencia. Pero,  ¿quienes somos nosotros para argumentar en contra de los deseos del Papa, del Secretario General de la ONU, del canciller Chileno, del canciller Francés,  y de Luis Vicente León? Ellos son los expertos y todos hablan el lenguaje del acomodo, unos por estar muy lejos del drama, otros por estar muy cerca.   
El diálogo, la negociación representa una derrota para quienes deseamos ver una sociedad venezolana digna. La transición que pueda resultar de este acercamiento será un híbrido de “ellos” y “nosotros”, borrándose casi totalmente los 20 años de abusos, humillaciones, crímenes, fraudes y mentiras de una pandilla que destruyó al país física y espiritualmente. No debería ser mezclándonos con ellos como podremos lograr concretar la Misión de crear una sociedad venezolana civilizada. Al hacer esto estableceremos a nivel político un “mestizaje moral” mediante el cual los unos y los otros, hermanados en su pragmatismo, se turnarán en saquear lo que queda del país. Es decir, será peor que el bipartidismo adeco -copeyano, cuya progresiva mediocridad fue la causa de la llegada del chavismo.

Quizás algún día, al final de cuentas, podremos tener la sociedad que anhelamos, pero parece ser que ello tomará mucho más tiempo que el deseable, debido al apego a la coyuntura y a la táctica en preferencia a los principios. Resulta difícil para algunos resistir a la tentación de sentarse a la mesa, a tiempo para  participar, al menos,  de los restos del festín. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

Henri Falcón recibe el beso de la muerte de labios de Nicolás Maduro


Un nuevo Chávez en formación?

El sátrapa Nicolás Maduro dice:
“ND / foto Twitter: @PresidencialVen / 20 sep. 2017.- El presidente Nicolás Maduro aseguró este miércoles que el gobernador de Lara Henri Falcón es su “amigo personal” y fue uno de los promotores del diálogo en República Dominicana.
“Más de 100 reuniones se han realizado este año. Óiganlo bien. No se dejen engañar, la gente tiene que saber la verdad. Más de 100 reuniones hubo y uno de los resultados más positivos es la inscripción de candidatos para las regionales, donde uno de los promotores fue Henri Falcón”, indicó durante una trasmisión en VTV.
Le agradeció a Falcón por convencer a la Mesa la Unidad Democrática de inscribir sus candidatos. 

Desde hace algún tiempo venimos denunciando a los colaboracionistas enquistados en la MUD: Falcón y  acólitos como Eduardo Semtei; Manuel Rosales y su combo; Timoteo Zambrano y algunos otros, quienes forman lo que he llamado una masa gelatinosa de invertebrados morales y juegan para los dos equipos, el de la dictadura y el de la oposición a la dictadura. En ese juego aspiran a quedar victoriosos, una vez que los grupos en pugna se debiliten suficientemente.
 De sus esfuerzos en pro de una negociación, de un arreglo que permita a los miembros del narco-régimen salir del país con sus dineros mal habidos, a radicarse en la Costa Azul, en Cuba o en donde mejor les parezca, saldría un gobierno de ’transición”, una mezcla de chavistas medio presentables (habrá que buscar mucho) y de paladines del arreglo, es decir, Falcón y el grupo que menciono arriba, quienes serán los garantes de la impunidad que disfrutarán los bandidos del narco- régimen.
Este grupo gelatinoso, como una agua mala, ha logrado avanzar, protegido por un sector de la opinión pública venezolana que insiste en que no se debe hablar mal de ellos, en aras de la “unidad”. En nombre de la unidad de la MUD se han tolerado actos de abierto colaboracionismo con el narco-régimen. Quienes denuncian el abandono de la protesta popular, el acercamiento al régimen, son llamados “radicales” y sus opiniones criticadas por ser "divisionistas".
Hoy día, sin embargo, la realidad no puede ya ocultarse.  Maduro dice, con toda mala intención pero sin que nadie lo niegue, que han habido más de cien reuniones entre los miembros del narco-régimen y los colaboracionistas de la MUD. No queda duda de que existe un tercer grupo en Venezuela que aspira a una negociación con el régimen. Su lema es “O negociamos o nos matamos”. Abogan por una solución “pacífica y electoral”, bajo las reglas del narco-régimen y tolerando la naturaleza criminal de la pandilla, aun cuando esa tolerancia los lleva a parecerse a la pandilla y los aleja de la verdadera oposición. Este grupo sacrifica los principios en aras del logro de beneficios políticos personales.
Lo que dice Maduro sobre Falcón es grotesco. Es como si Al Capone se hubiese jactado de ser amigo personal de   Eliot Ness. Que nombre se le puede dar a esta conchupancia? Obviamente Falcón no es ningún Eliot Ness.
Esta amistad no es un producto del azar sino de una afinidad antropológica, tanto cultural como física. Hay mucho en Falcón que recuerda a Chávez y que debe producirle una instintiva simpatía a Maduro, así como produce una instintiva antipatía en quienes nunca nos equivocamos con Chávez.

Falcón está saliendo lentamente de la crisálida que producirá un nuevo Chávez. En el grupo invertebrado se están cocinando hoy los Cabellos, los Ramírez, los Rodríguez y los Darío Vivas del mañana.



miércoles, 20 de septiembre de 2017

U.S. President Donald Trump on Venezuela and Cuba at the U.N.


The words U.S. President Trump used against the Venezuelan dictatorship have no precedent in the history of Venezuela-U.S. relations. They were direct, unambiguous and lifted the spirits of millions of Venezuelans who are suffering under one of the most cruel, ignorant and pernicious regimes in Latin American history. President Trump also spoke briefly about Cuba, although he did not mention the criminal tutelage Cuba exerts on Venezuelan leaders, a macabre relationship that is at the very root of the Venezuelan tragedy. The Cuban and Venezuelan dictatorial regimes are political Siamese brothers linked by a common hatred of the United States.
President Trump said:
“That is why in the Western Hemisphere, the United States has stood against the corrupt and destabilizing regime in Cuba and embraced the enduring dream of the Cuban people to live in freedom.  My administration recently announced that we will not lift sanctions on the Cuban government until it makes fundamental reforms.
We have also imposed tough, calibrated sanctions on the socialist Maduro regime in Venezuela, which has brought a once thriving nation to the brink of total collapse.
The socialist dictatorship of Nicolas Maduro has inflicted terrible pain and suffering on the good people of that country.  This corrupt regime destroyed a prosperous nation by imposing a failed ideology that has produced poverty and misery everywhere it has been tried.  To make matters worse, Maduro has defied his own people, stealing power from their elected representatives to preserve his disastrous rule.
 
The Venezuelan people are starving and their country is collapsing.  Their democratic institutions are being destroyed.  This situation is completely unacceptable and we cannot stand by and watch.
As a responsible neighbor and friend, we and all others have a goal.  That goal is to help them regain their freedom, recover their country, and restore their democracy.  I would like to thank leaders in this room for condemning the regime and providing vital support to the Venezuelan people.
The United States has taken important steps to hold the regime accountable.  We are prepared to take further action if the government of Venezuela persists on its path to impose authoritarian rule on the Venezuelan people.
 
We are fortunate to have incredibly strong and healthy trade relationships with many of the Latin American countries gathered here today.  Our economic bond forms a critical foundation for advancing peace and prosperity for all of our people and all of our neighbors.
I ask every country represented here today to be prepared to do more to address this very real crisis.  We call for the full restoration of democracy and political freedoms in Venezuela. (Applause) 
The problem in Venezuela is not that socialism has been poorly implemented, but that socialism has been faithfully implemented.  (Applause)  From the Soviet Union to Cuba to Venezuela, wherever true socialism or communism has been adopted, it has delivered anguish and devastation and failure.  Those who preach the tenets of these discredited ideologies only contribute to the continued suffering of the people who live under these cruel systems. 
These words should leave no doubt in the minds of the United Nations about the political posture of the United States on Venezuela. However, there exists a significant gap between these presidential words and concrete U.S. executive actions. Although recent U.S. sanctions on Venezuelan drug traffickers and violators of human rights have been numerous and effective, for which all decent Venezuelans are thankful, they have been catalyzed mostly by the U.S. Congress, with the cooperation of the U.S. Treasury Department. The U.S. Department of State has kept a much milder stance, limiting themselves to asking for a dialogue between the criminal regime and the victims of the regime. This request for a dialogue amounts in practice to cooperation with the Maduro regime, as it will allow them to stay in power for long months more. In asking for a dialogue that is immoral and strategically ruinous for the Venezuelans fighting for democracy, the Department of State, namely those bureaucrats in charge of the Venezuelan desk, have joined forces to ask for this dialogue with a group of Venezuelan leaders who have abandoned their desire to fight for freedom and democracy and with some traditional diplomats of the western world, who feel that a dialogue is the “civilized solution”. This alliance is being forged today, even if entails impunity for the crimes of the Venezuelan regime in power and the surrendering of principles and values that the United States has historically sworn to defend.
There is an enormous difference between what President Trump has said in the U.N. and what the general trend of the State Department strategies regarding Venezuela seem to be. We believe this major discrepancy has to be settled because every day that goes by Venezuela falls deeper into a political and economic abysm, a humanitarian crisis that has become a major threat to U.S. National Security.
President Trump’s speech recognized this danger, by assigning to the Venezuelan crisis almost as much attention as he did to the North Korean crisis. Of course, the two situations cannot be compared in magnitude. The North Korean crisis could develop into a global nuclear war that could wipe out humanity. The Venezuelan crisis does not have carry this mega-risk, but it does carry the risk of seeing Latin America, again, under the threat of an alliance of demagogues and thieves. Look at what is going on: Lula da Silva in Brazil, in spite of being a thief, is again running for president; FARC, the Colombian terrorists have been given undue privileges by the Colombian government to enter into politics; Cristina Fernandez in Argentina is still getting votes; Maduro has just created a National Assembly with total powers that amount to a complete dictatorship;  The OAS is being effectively blocked from sanctioning the Venezuelan regime by a group of Caribbean countries which receive subsidized oil from the Venezuelan regime; the Secretary General of the United Nations, Mr. Guterres, in synchrony with French, Dominican Republic and Chilean diplomats, and, even, the Pope, keep asking for a friendly agreement between the Venezuelan criminals and its victims; Cuba remains practically untouched by western criticism and, in fact, the King of Spain is preparing to visit Mr. Castro in January 2018 in order to promote joint economic and political ventures.
For some time I believed there were two well defined camps regarding the Venezuelan tragedy: the criminals in power and those who try to combat them,  but I now realize that there are three groups, the third one being a big, intermediary, gelatinous mass of moral invertebrates asking for a transaction, for a deal, for an agreement in Venezuela, that will let the criminals go untouched to enjoy their ill-gained money in the western world and that will keep the world “orderly and without major disturbances”. The members of this group have much to gain: major roles in future governments in Venezuela, huge economic benefits now  and, in the case of the diplomatic world, maybe even a Nobel Peace prize.

As always, the big losers will be the poor people, the people in the streets, the eternal victims. When will we have a true moral revolution? 

martes, 19 de septiembre de 2017

Venezuela en galopante entropía moral


En la República Dominicana se lleva a cabo una reunión “pre-diálogo”, algo tan extraño como un “pre-infarto”.  En Venezuela un hombrecillo de AD llamado Negal Morales, nombre bastante apropiado, ya anuncia la posibilidad de “reconocer la Asamblea Nacional Constituyente” si el régimen acorta el plazo para las elecciones presidenciales por seis meses. Esa sería una grosera transacción de espaldas a nuestros principios. Estas declaraciones de (in) Morales son típicas del derrumbe ético de la oposición venezolana, la cual hace apenas dos y medio meses recibió un claro mandato de siete millones de venezolanos de “desconocer la Asamblea nacional Constituyente”,  fraude denunciado por la misma empresa que fue utilizada para la votación y el cual  permite a más de 500 adulantes, ladrones y analfabetas dictar medidas abusivas y absurdas sobre el futuro de los venezolanos, con risibles pretensiones de ser todo poderosa.  
Gracias a la oposición invertebrada el chavismo se afianza en el poder y algunos miembros de alto nivel de la MUD le hacen coro de manera impúdica.   ¿Cómo es posible que la oposición venezolana esté representada por Timoteo Zambrano y Manuel Rosales? Esta delegación  habla de manera elocuente de la fragilidad ética de nuestro liderazgo político.
Este proceso de  entropía moral es contagioso. En  Brasil Lula recibe mucho apoyo en las encuestas a pesar de ser un ladrón,  el Chávez de México, Andrés López Obrador, probablemente sea el nuevo presidente de México, las FARC se adueñan progresivamente del escenario político colombiano, los decadentes reyes de España planifican un viaje a Cuba a fin de “iniciar una estrategia de colaboración política, económica y empresarial de España con la dictadura de Raúl Castro”; en Argentina  la kleptócrata Cristina Kirchner todavía gana elecciones; En Uruguay, la esposa del gelatinoso moral  José Mujica es vicepresidente ; el Secretario General de la ONU, Guterres, y el Papa Francisco,  piden diálogo entre víctimas y victimarios.

La promoción  del  atraso y la miseria florece en América Latina., bien por inacción o por prostitución de los valores

 En Venezuela ya ha surgido un grupo de venezolanos que dice ser de oposición pero que tolera o  está participando  en  el saqueo al país, mientras predica la no violencia, la conveniencia de un arreglo con los criminales y se manifiesta  en contra de la (inútil) protesta en la calle. Los miembros de este grupo dicen no favorecer al narco-régimen pero, en sus escritos, hablan en contra de la futilidad de la protesta y de la necesidad de hacerle algunas concesiones al régimen. Son venezolanos  que pretenden ser analistas imparciales cuando, en realidad,  están sirviendo a los propósitos del narco-régimen. Son frecuentemente invitados a eventos internacionales  para hablar sobre Venezuela y allí difunden su mensaje derrotista y colaboracionista. Es trágico que se confundan con gente de buena fe que aún piensa, de manera ingenua, que el régimen  rectificará su curso de crueldad y corrupción, ya que ello nos impide hacer generalizaciones más contundentes. Estos entreguistas repiten hasta la saciedad que hay que lograr una transición sin traumas, para lo cual es necesario hacer concesiones, no perseguir a los miembros del narco-régimen, hacer borrón y cuenta nueva.
Quienes así piensan han olvidado lo que aprendieron en su hogar y en la escuela porque lo primero que aprendimos fue a ser fieles a los principios y valores que forman la columna vertebral de la buena ciudadanía. Lo primero es no pactar con la corrupción, con el abuso, con la crueldad. El crimen contra Venezuela llevado a cabo por los chavistas ha sido de tal magnitud que solo sentarse en una mesa con ellos contamina al hombre o la mujer honestos.  ¿Sentarnos junto a Cabello? , ¿los hermanitos Rodríguez? ,  ¿Chaderton?  ¿Cómo podemos coexistir pacíficamente con estas llagas morales y pretender seguir siendo puros? Así lo decía el Papa Francisco, en su primera etapa: “Con el diablo no se puede negociar”. Eso fue antes de que se convirtiera en estratega diplomático, más cerca de la astucia de Talleyrand que  del candor de  Juan XXIII.
La cobardía moral se extiende por América Latina y más allá, en relación al caso venezolano. A pesar de las declaraciones de forma de gobiernos de la región en contra del narco-régimen de Maduro, existe  una presión internacional  que promueve el acomodo con el narco-régimen venezolano. Basta con escuchar o leer las declaraciones del  canciller Chileno ; observar los esfuerzos de  algunos funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos como Tom Shannon ;  oír las voces mercenarias, carentes de dignidad,  de los representantes de las FAO en Venezuela;  registrar los esfuerzos de apaciguamiento  de miembros de la cancillería francesa; oír los lamentables quejidos de  los países miembros de Petro Caribe y del llamado ALBA;  observar el despreciable comportamiento de  mercenarios como Samper, Zapatero y Leonel Fernández.
No puedo afirmar que todos ellos  forman parte de una confabulación pero si puedo decir que en ese universo hay mucha corrupción y que es fácil advertir que sus posturas  contribuyen a perpetuar el desastre venezolano, ya sea por ingenuidad o por diseño consciente. En ninguno de los dos casos esto puede permitirse sin nuestra protesta.
Creí que sería fácil deslindar los bandos en pugna en Venezuela: los miembros del narco-régimen, por un lado, y quienes se oponen al narco-régimen por el otro. Pero no es así. En la mitad de estos dos bandos, de manera lamentable, ha surgido un tercer grupo, gelatinoso, amorfo, hipócrita, interesado en pescar en río revuelto, integrado por gatopardianos quienes promueven un cambio ficticio para que todo quede como ellos lo desean. Ese grupo está integrado por venezolanos inmorales, invertebrados, despreciables. Son peores que los chavistas, quienes al menos tienen la cualidad, buena o mala, de la convicción.
Este tercer grupo que nada entre dos aguas son los aguamalas que siempre han existido en Venezuela, los que finalmente – al agotarse los extremos – capturan el botín del poder y la riqueza.  

   ¿Los dejaremos salir victoriosos?